Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

La diferencia entre ansiedad y depresión

La ansiedad y la depresión son dos trastornos muy diferentes. La ansiedad está causada por una amenaza imaginaria o real para uno mismo. La persona que sufre ansiedad se concentra en la amenaza percibida para evitarla.

En cambio, la depresión suele caracterizarse por el miedo de una persona a perder algo o a un acontecimiento futuro. Sin embargo, la diferencia entre la ansiedad y la depresión puede no ser tan evidente como parece a primera vista. A continuación se exponen algunos síntomas comunes de ambas afecciones:

Opciones de tratamiento

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tratamiento probado para una amplia variedad de trastornos de salud mental, incluyendo la ansiedad y la depresión. Se ha demostrado su eficacia para disminuir los síntomas de ansiedad en muchos jóvenes con TEA y otros trastornos.

Desarrollada originalmente para tratar el trastorno límite de la personalidad, la terapia dialéctica conductual puede ayudar a las personas a superar su ansiedad, enseñándoles cuatro poderosas habilidades para aceptarla y manejarla.

Estas habilidades incluyen aprender a aceptar la propia ansiedad y ser capaz de reconocer cuando los sentimientos de ansiedad son demasiado fuertes.

Aunque la ansiedad y la depresión suelen coexistir, sus respectivos enfoques terapéuticos varían. La clasificación actual de estas afecciones como trastornos comórbidos no refleja con exactitud la elevada prevalencia de los síntomas de ansiedad en las personas con depresión.

El trastorno depresivo mayor es el diagnóstico principal de la depresión ansiosa, y la Clasificación Internacional de Enfermedades incluye el concepto de depresión ansiosa como subtipo. Sin embargo, la falta de directrices y ensayos clínicos especializados limita la selección de la medicación adecuada para la depresión ansiosa.

Mientras que un proveedor de atención primaria puede controlar los signos de las condiciones médicas subyacentes, ciertos profesionales de la salud mental son más propensos a diagnosticar y tratar un trastorno específico.

En casos graves, puede ser necesario recurrir a un psiquiatra o a un psicólogo. Algunos psicólogos y psiquiatras también pueden ofrecer asesoramiento. Pueden realizar pruebas y diagnosticar los síntomas y prescribir el tratamiento adecuado.

La ansiedad y la depresión deben ser diagnosticadas por un profesional de la salud, pero la mejor persona para ayudarle es la que puede diagnosticarlas adecuadamente.

La terapia cognitiva también puede ayudar a controlar los trastornos de ansiedad. La terapia cognitiva y la psicoterapia son dos formas habituales de tratamiento de la ansiedad y la depresión. Además de la terapia cognitiva, los médicos pueden recetar antidepresivos o tranquilizantes.

La terapia cognitiva, las técnicas de relajación, el ejercicio y la asertividad también son útiles para controlar los síntomas. Independientemente del tipo de tratamiento, estos trastornos suelen impedir la capacidad de una persona para funcionar correctamente y pueden incluso llevar a la pérdida de oportunidades educativas o de relaciones familiares.

Los antidepresivos se encuentran entre los tratamientos más populares para la ansiedad y la depresión.

Los ISRS aumentan los niveles de serotonina en el cerebro y pueden tratar la depresión y la ansiedad. Del mismo modo, también aumentan los neurotransmisores de la norepinefrina. Estas dos sustancias se regulan mutuamente y actúan juntas para aliviar la ansiedad y la depresión. Si estos tratamientos no funcionan, puede ser necesaria la psicoterapia.

Diagnóstico

Los síntomas de la ansiedad y la depresión suelen utilizarse indistintamente y pueden llevar a un diagnóstico confuso. Aunque pueden compartir síntomas similares, la ansiedad y la depresión son trastornos completamente distintos.

Aunque a menudo se tratan de la misma manera, hay una diferencia en su funcionamiento. Un profesional de la salud mental es la persona más indicada para ayudarle a determinar si sufre uno de estos trastornos. El profesional de la salud le recomendará un tratamiento basado en los síntomas de su caso concreto.

Los estudios han demostrado que la ansiedad y la depresión comparten un importante solapamiento de síntomas. De hecho, ambos tipos de enfermedades mentales pueden convertirse en trastornos depresivos.

De hecho, los estudios han sugerido que la ansiedad y la depresión concurrentes son 4 veces más comunes que la depresión sola. Los investigadores han descubierto que la ansiedad y la depresión concurrentes pueden ser en realidad dos extremos del mismo continuo. Dado que estos trastornos comparten un «afecto negativo» común, pueden considerarse los extremos de un mismo espectro.

Como ya se ha mencionado, la ansiedad y la depresión tienen muchos síntomas comunes, lo que hace difícil distinguirlas. Ambas se caracterizan por una preocupación excesiva y un impulso incontrolable de evitar las situaciones que les causan angustia.

Sin embargo, algunos tratamientos para ambas afecciones pueden ayudar a las personas a superar sus síntomas. Sin embargo, el tratamiento para cada condición es diferente, por lo que la mejor manera de determinar cuál es el tratamiento más adecuado para usted dependerá de sus circunstancias.

Pero, independientemente de cuál tenga, es importante obtener la ayuda que necesita.

Aunque la mayoría de los individuos tienen síntomas de ansiedad, muchos sufren ambos. La mejor manera de determinar cuál es el caso es hablar con su médico. Un médico puede recomendar psicoterapia y terapia.

El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas, y hay que ser capaz de manejar ambos trastornos. Trabajar con un profesional de la salud mental tiene varias ventajas. Puede mejorar su calidad de vida y ayudarle a volver a la normalidad. Es posible mejorar con el tratamiento, pero es esencial recordar que hay que buscar ayuda lo antes posible.

La ansiedad y la depresión son dos trastornos muy frecuentes. Aproximadamente entre el cuarenta y el cincuenta por ciento de las personas que padecen alguna de estas afecciones experimentan ambas.

Sin embargo, la definición de ansiedad y depresión aún no es universal. Los investigadores y los clínicos conceptualizan la ansiedad-depresión de diferentes maneras. Sin embargo, las recomendaciones de tratamiento suelen basarse en el uso de criterios diagnósticos específicos. Por ejemplo, los criterios originales de Feighner se dividen en cinco categorías:

  • Descripción clínica
  • Estudios de laboratorio
  • Delimitación de otros trastornos
  • Estudios de seguimiento
  • Estudios familiares

Las principales opciones de tratamiento para la ansiedad son los medicamentos y la psicoterapia. Los ISRS y los antidepresivos tricíclicos pueden ayudar a regular los niveles de sueño y energía. Las benzodiacepinas pueden ayudar a relajarse.

Asimismo, la terapia cognitivo-conductual, o TCC, es otra opción de tratamiento para la ansiedad. La TCC le enseña técnicas para reducir los síntomas y mejorar su bienestar general. También puede intentar cambiar su dieta, hacer ejercicio y otros factores para mejorar su salud mental.

Síntomas comunes

Las personas con depresión o ansiedad pueden experimentar problemas de concentración y pérdida de memoria. Ambas afecciones pueden causar dolores inexplicables, y se considera que provienen de la misma vulnerabilidad biológica.

Esta vulnerabilidad hace que la depresión y la ansiedad vayan a menudo de la mano, pero una condición puede realmente empeorar la otra. Por eso es importante buscar ayuda. He aquí algunos consejos para superar un episodio depresivo. A continuación se enumeran los síntomas comunes de la ansiedad y la depresión.

Algunos de los síntomas más comunes de la depresión y la ansiedad son la dificultad para dormir y los problemas de concentración. También son frecuentes las ideas de suicidio. Los pensamientos suicidas pueden ser aterradores y difíciles de controlar.

A algunas personas con depresión les resulta difícil hablar de su depresión. Incluso pueden aislarse y evitar socializar con los demás. Estos síntomas pueden ser muy difíciles de tratar solos y requieren atención médica inmediata. Afortunadamente, hay muchos tratamientos para la depresión y la ansiedad.

Cuando se trata de obtener el tratamiento adecuado para la depresión y la ansiedad, hay varias formas de hacer el diagnóstico. En primer lugar, su proveedor de atención médica realizará un examen físico completo y un historial médico.

Aunque las pruebas de laboratorio y las exploraciones de imagen no pueden diagnosticar la depresión y los trastornos de ansiedad, su proveedor de atención médica puede recomendar pruebas para descartar otras condiciones médicas. También le preguntará sobre la intensidad de sus síntomas y si interfieren en su vida diaria.

Si los síntomas persisten más allá de los niveles normales, su proveedor de asistencia sanitaria le remitirá a un especialista que pueda proporcionarle un diagnóstico más preciso.

Aunque la depresión y la ansiedad pueden tener causas diferentes, a menudo comparten síntomas similares. Un síntoma común de la depresión es el aumento de la sensibilidad al dolor y a la luz. La depresión suele ser un indicador de un problema médico más grave. Tomar antidepresivos y otros tratamientos puede aliviar los síntomas.

Si notas alguno de estos síntomas, acude a tu médico lo antes posible. A veces es útil hablar con un profesional de la salud mental. La ansiedad es un trastorno mental grave y debe ser tratado por un profesional.

El tratamiento de la ansiedad y la depresión suele ser diferente. Un profesional de la salud mental probablemente recomendará una combinación de psicoterapia y medicación. La terapia interpersonal se centra en mejorar la comunicación y las necesidades emocionales.

La terapia de exposición se centra en exponer a la persona a una situación que teme y hacer que se sienta gradualmente cómoda con ella. La terapia cognitivo-conductual le enseñará técnicas para identificar y desafiar sus pensamientos no deseados. Por último, la terapia cognitiva basada en la atención plena le ayudará a centrarse en lo que está haciendo en el momento.

Muchas personas sufren ansiedad y depresión por muchas razones. Hay muchos factores que pueden desencadenar la ansiedad y la depresión, pero la causa más común es el estrés o los acontecimientos vitales traumáticos.

Algunos individuos son más propensos a experimentar ansiedad que otros, incluyendo rasgos hereditarios. Por eso es importante buscar ayuda lo antes posible. Es mucho más probable que recibas el tratamiento adecuado si lo detectas a tiempo. Si esperas a buscar ayuda, sólo empeorará y será más difícil de tratar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *